Reinauguración de Pepperland Bar: Sun, sun, sun, here it comes

Hace tres semanas, Pepperland Bar cerraba sus puertas por remodelación. Fueron 18 largos días de ley seca (mentira), en los que vagamos por distintos bares esperando encontrar la misma buena atención y rica cerveza de nuestro querido casero. Pero, luego de tan larga espera, al fin reabrieron sus puertas, y volvieron renovados, recargados, reloaded y revolutions, con una nueva carta de comida y su clásico menú de cervezas. Por cosas del destino, y nuestra capacidad de tollo, fuimos invitados a la pre-apertura (¡YES!). Acá los detalles.

Al llegar, fuimos atendidos por un alegre garzón que nos dio los pormenores del evento y detalló las novedades de la carta. Esto lo comento porque he visto imperios gastronómicos enteros caerse por recibir mal a sus clientes, pero Pepperland pasa esta prueba con honores, pre y post remodelación. Primero llegaron a la mesa unos buenos shops por cuenta de la casa, provocando la apertura de nuestro feroz apetito el apetito. Dada la penosa intolerancia a la caseína de nuestra chef estrella Úrsula, no nos quedó otra que probar una pizza vegana. La “Oh Darling” es una pizza que tiene tanto de gringa como de queso: nada, una ensalada a la chilena sobre una salsa de pastelera (de choclo). Tiene todos los ingredientes de una humita, pero curiosamente, su sabor es mucho más exótico. Una nota de aceituna, pesto o alcaparra le vendría de perillas.

Subimos al segundo piso y quedamos gratamente sorprendidos de su nueva ambientación. Si antes parecía que el primer y segundo piso eran locales diferentes, ahora todo conversa mucho mejor. Es cierto, le falta despeinarse un poquito y traer de vuelta los detalles característicos de Pepperland, pero el proceso de renovación aún no termina, y sin duda va en buen camino, con un ambiente más amplio, abierto y fresco. En cuanto a los baños, estos subieron de nivel, literalmente, ya que ahora están en el segundo piso. Ambos completamente individuales, y sin preferencia de sexo.

Antes de cerrar la velada fue menester probar sus nuevas papas. Recuerdo en antaño ir a Pepperland con un sobre de kétchup escondido para darle un poco de saber a esas papas fritas de bolsa un tanto desabridas. Esos años quedaron atrás, y hoy presentan sus nuevas papas rústicas doradas, horneadas y reales, que no necesitan freírse en aceite para agarrar sabrosura. El plato viene con 3 salsas, repollo-mayonesa, alí olí y una especie de pebre-ensalada. Un manjar de los dioses, con este cambio en la carta le decimos adiós a los días del kétchup de contrabando.

Hoy viernes 23 abren a todo el público, y no nos queda más recomendar enérgicamente que lo visite. La misma buena atención, la misma excelente cerveza, todo con un new look que favorece la comodidad de los garzones y la vista del carrete. Pepperland Bar, ¡bienvenido seas!

 

“Infinity War is the most ambitious crossover event in history”

Tío Manolo
Dueños del local “El Tío Manolo” en la inauguración de sus vecinos.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Localoteca